Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
  1. PlanetadeLibros
  2. /
  3. Autores
  4. /
  5. Abelardo Castillo
Abelardo Castillo
Buenos Aires, 1935
 ©Sylvia Iparraguirre
©Sylvia Iparraguirre

Abelardo Castillo

Buenos Aires, 1935

Abelardo Castillo nació en Buenos Aires en 1935. Es miembro del Consejo de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Como novelista destacan: La casa de ceniza ( 1967), El que tiene sed (1985, Premio Municipal de Literatura) y Crónica de un iniciado (1991, Premio Club de los Trece a la mejor novela del año). También ha publicado libros de cuentos: Las otras puertas (1961, Premio Casa de las Américas), Cuentos crueles (1966), Los mundos reales (1972), Las panteras y el templo ( 1976 ), El cruce del Aqueronte (1982), Las maquinarias de la noche (1992) y Cuentos completos (1997). De teatro: El otro Judas (1961, estrenada en Buenos Aires y Premio de los Festivales Mundiales de Teatro de Varsovia y Cracovia), Israfel (1964, estrenada en Buenos Aires en 1966 y Premio Internacional de autores dramáticos Latinoamericanos Contemporáneos), Tres damas (1968), Teatro completo (1995), Sobre las piedras de Jericó (estrenada en Buenos Aires en 1975) y El señor Brecht en el salón dorado (estrenada en Buenos Aires en 1982). Y como ensayista destacan: Las palabras y los días (1989), Ser escritor (1997) y EI oficio de mentir (1998).También ha publicado antologías extranjeras. Es director y co-fundador de las revistas literarias: El Grillo de papel(1959-1974), El Escarabajo de Oro (1961-1974) y El Ornitorrinco (1977-1986).

El que tiene sed

Abelardo Castillo

Retrato del alcoholismo en un libro en el que el autor fue capaz de decirlo todo.

Sinopsis de El que tiene sed

Esteban Espósito rompe el pico de una botella de whisky contra la mesada de una cocina para poder beber sin el incómodo gotero. En su pesadilla alcohólica libra una lucha sin cuartel contra la lógica de la realidad. Su sed no puede ser saciada porque exige una sola cosa: el secreto de la vida. Sartre dijo alguna vez que cuando un escritor no tiene nada más que decir es cuando puede volver a decirlo todo. Luego de dejar el alcohol en 1974, Abelardo Castillo creía que básicamente había dejado de escribir, pero ocho años después pasó de ese retiro casi efectivo a un fenomenal despliegue de su potencia expresiva, en este libro en el que fue capaz de decirlo todo.

“Dipsómano en griego significa el que tiene sed, y este libro es el mejor retrato del alcoholismo que ha dado la literatura argentina. Pero además es otras cosas. Aquello que persigue Esteban Espósito es lo mismo que perseguían el cónsul Firmin en Bajo el volcán, Samuel Tesler en Adán Buenosayres y Dylan Thomas la famosa noche de los dieciocho whiskys seguidos. Todos los grandes dipsómanos de la literatura levantan la oreja y prestan atención cuando un nuevo aspirante se aventura en su terreno. Todos están presentes en este libro fulgurante”.
JUAN FORN

Bibliografía de Abelardo Castillo

Cargando...